Usted está aquí

Ana o la virtud de creer en lo que haces #QuienTrabajaAhí

04/05/2015

Ana aporta candidez a las frenéticas mañanas de visitas escolares en el Museo. Su aplomo y tranquilidad son imperturbables, una cualidad que valoramos porque permite mantener la calma ante problemas que luego no lo son tanto. Llevamos tres años viéndola entrar y salir seguida siempre por una fila de niños, que escuchan atentamente todo lo que ella va comentando del Museo.

Las moléculas de la vida

Es de Jaén, pero desde que hizo un curso de educación de museos al finalizar la carrera trabaja en Sevilla en la empresa Encarte Producciones, que ofrece actividades y visitas guiadas en nuestro Museo. Le gusta mucho trabajar aquí, aunque a veces pierda la voz con tantas visitas y en ocasiones mala acústica: “Veo la Casa de la Ciencia como un espacio muy dinámico y versátil donde un mismo día se pueden reunir grupos de personas adultas especializadas con grupos de escolares que van a un museo de ciencia por primera vez o celebraciones de cumpleaños y juegos para el tiempo de ocio. Hay mucho que aprender en la Casa de la Ciencia y el aprendizaje se hace muy ameno”, comenta.

Una de las cosas que más nos gustan de Ana es que siempre está dispuesta a aprender. No es de esas personas con un discurso cerrado aprendido... “Se supone que soy yo la que enseño pero yo estoy aprendiendo cosas constantemente. Se conoce a mucha gente interesante cuando trabajas en contacto directo con el público”, enfatiza. Tiene muy claro la utilidad de su trabajo aquí: fomentar mentes críticas y despiertas. “Necesitamos conocer para forjar opiniones y comprender lo que nos rodea. Creo que es muy importante que vengan a visitarnos grupos de primer ciclo de primaria y de Educación infantil porque pienso que si se despierta su interés por aprender desde esas edades van a ser personas adultas que podrán cuestionar lo que no les guste y en definitiva mejorar su entorno”, nos dice. Efectivamente, se le ve cómodo rodeada de pequeños enanos de 3, 4 y 5 años, edades que visitan con frecuencia nuestro Museo.

Ana es muy polifacética, un poliedro con muchas caras. Trabajó una temporada como fotógrafa, colaboró con un periódico y ha realizado reportajes por encargo. Además ha hecho trabajos puntuales de diseño gráfico e ilustración. Son trabajos que todavía sigue haciendo siempre que tiene oportunidad, porque le fascina el mundo del dibujo y la ilustración. También adora la literatura -se reconoce fan incondicional de Carmen Martín Gaite- y el cine; así como viajar. Y sueña con explorar Asia en cuanto se le presente la ocasión.

Ana, gracias por formar parte de este lugar. Tu micrófono, ese que hará que tu voz no sufra tanto entre visita y visita, está de camino, lo prometemos.

Añadir nuevo comentario

5 + 0 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.