Usted está aquí

La 'botellona' y el ocaso del sentido común

03/07/2015

Decía el filósofo, matemático y escritor Bertrand Russell que "el sentido común, aunque lo intenta, no puede evitar ser sorprendido de vez en cuando". A quienes trabajamos en el Museo nos ocurre exactamente eso a partir de cada jueves. No deja de sorprendernos que, una semana más, se permita destrozar la zona en la que nos encontramos a los artífices de 'la botellona'. En los alrededores del Museo se dan cita cientos de jóvenes que, sin escrúpulos, se hacen con la calle hasta que amanece. Cuando llegamos a trabajar, tenemos que sortear cristales, plásticos, vómitos y algún que otro borracho incapaz de levantarse.

Son muchos años soportando este problema, que tiene muchos vértices. ¿Los enumeramos? En primer lugar, la higiene. Los malos olores, la basura desparramada por el suelo, los cristales rotos se han convertido en el paisaje de una de las zonas más emblemáticas de Sevilla, donde se encuentran edificios culturales como el Teatro Lope de Vega, el Casino de la Exposición, la Biblioteca Pública Infanta Elena o quienes suscribimos este post, el Museo Casa de la Ciencia.

En segundo lugar, la seguridad. Nuestro personal tiene que lidiar con peleas, atentados contra nuestra fachada, intentos de robo... y un largo etcétera de actividades delictivas que afloran cuando aumenta el alcohol en sangre.

Asimismo, y no menos importante desde nuestro punto de vista, está el deterioro de la imagen pública. Háganse una idea. Durante estos días tenemos Campamento Urbano de Verano. Cuarenta niños vienen desde primera hora para pasar la mañana con nosotros aprendiendo ciencia. Los más madrugadores, porque sus padres entran pronto a trabajar, se encuentran al llegar con la estampa de botellas y suciedad, que impiden incluso transitar con los coches. A nosotros, ciertamente, nos da vergüenza la situación.

Pero, lo que más sorprende a nuestro sentido común no es que se permita la inseguridad, la falta de higiene o el deterioro de la reputación de la zona de mayor concentración cultural de Sevilla que se produce con la botellona. Lo que más nos sorprende es que -en seis letras- es ILEGAL. Hay normativas por las que queda prohibido el consumo de alcohol en la vía pública. El artículo 43.2 de la Constitución Española, sin ir más lejos, establece que "Compete a los poderes públicos organizar o tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios". Y la Ley andaluza de 7/2006 sobre Actividades de ocio en los espacios abiertos (conocida como 'Ley antibotellón') prohíbe expresamente el consumo de alcohol.

Tras todo este análisis, y que esto lleve años ocurriendo con absoluta normalidad sin que se adopten medidas para acabar con ello, hemos llegado a una conclusión: el sentido común está sobrevalorado.

Añadir nuevo comentario

9 + 1 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.