Usted está aquí

El desperdicio de alimentos en el mundo

14/06/2022

Hoy en día, la industrialización de la agricultura desarrollada por el hombre desde la segunda mitad del siglo XX nos permite alimentar a más de 12.000 millones de personas. Pero esta cifra está muy lejos de la realidad. En efecto, según la ONU, un tercio de la producción mundial anual de alimentos (es decir 1.300 millones de toneladas) terminan en la basura antes incluso de llegar al plato. Esto corresponde a 23 millones de camiones de 40 toneladas completamente cargados de alimentos, que, puestos en fila, darían siete vueltas a la Tierra.

A nivel mundial, la mayor parte del desperdicio de alimentos proviene de los hogares, equivale a un 61 por ciento. Solo en los hogares españoles se tiran anualmente a la basura 1.364 millones de kilos de alimentos, una media de 31 kilos por persona, según datos de 2020. A nivel mundial, per cápita, cada año se desperdician 121 kilogramos de alimentos por consumidor. El 26 por ciento pertenece a  restaurantes, hoteles o establecimientos educacionales y un 13 por ciento proviene del comercio, como supermercados o pequeños almacenes. Los países del Sur son los campeones en el desperdicio de alimentos. Nigeria es uno de los países del mundo donde más comida se tira en los hogares, con 189 kilos per cápita al año, comparados con los 59 de los Estados Unidos. Por ejemplo, en México se desperdician 94 kilos; en Colombia, 70; en Holanda y Bélgica, 50. Pero lo más difícil de creer es que a pesar de todo este despilfarro y excedente de alimentos, 690 millones de personas en el mundo pasaron hambre en 2019, según la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). Producimos un 60 por ciento más de los alimentos que necesitamos, pero cada día 40.000 personas mueren de hambre. No es una cuestión de cantidad sino de distribución. El sistema actual no es eficiente, ni justo, ni sostenible. Solo en España, más de dos millones de personas se alimentan exclusivamente de comedores sociales.

Entre las causas de esta problemática, se encuentra la falta de infraestructuras, la falta de gestión en productos frescos, preparar cantidades de comida excesivas... Es cierto que tanto en casa como en los negocios se preparan cantidades desmesuradas de comida y que, muchas veces, al no comerla en ese momento, se termina tirando a la basura. Además, desde hace varios años, sabemos que el impacto medioambiental de los alimentos es enorme. En efecto, la producción de alimentos requiere mucha energía, fertilizantes y agua. Antes de llegar a las estanterías del supermercado y a nuestros platos, los alimentos tienen que ser cultivados, procesados, almacenados, transportados y distribuidos. Hoy, los gases de efecto invernadero derivados de la industria alimentaria suponen entre el 25 y el 30 por ciento de las emisiones totales, (es decir 3.300 millones de toneladas) y el desperdicio alimentario causa el 10 por ciento.

El informe del IPCC (el IPCC es un grupo intergubernamental de científicos que trabajan sobre el cambio climático, compuesto por cientos de científicos de todo el mundo, creado en 1988 por la ONU) sobre el cambio climático concluye que reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos mitigaría las emisiones de gases de efecto invernadero y contribuiría a mejorar la seguridad alimentaria y sus cuatro principios: la disponibilidad, el acceso, el consumo y la estabilidad. Esto podría lograrse con cambios en la alimentación, por ejemplo, comer menos carne o con cultivos más sostenibles y resistentes como cultivos rotativos, cultivos con labranza reducida o también cultivos de cobertura. Combatir el despilfarro en origen ahorraría recursos, pero también reduciría el precio de los alimentos y mejoraría su calidad. Las Naciones Unidas y el Gobierno español han decidido poner en marcha un programa titulado "Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)" para 2030. El objetivo es reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita en el mundo, tanto a nivel de minoristas y consumidores como en la cadena de producción y suministro.

Más información aquí: https://menosdesperdicio.es / www.consilium.europa.eu/es/infographics/food-loss-and-food-waste/

Por Eloïse Hébert

 

Añadir nuevo comentario

6 + 12 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.