Usted está aquí

"Hasta el infinito y más allá"

05/05/2022

546. Es el número de astronautas que han tenido la oportunidad de ir al espacio al menos una vez en su vida. Sin embargo, si analizamos más detenidamente esta cifra, descubrimos rápidamente que nueve de cada diez astronautas son hombres. Sí, habéis leído bien. De hecho, las mujeres están infrarrepresentadas, con sólo algo más del 11%, es decir, una de cada diez personas.

Claudie Haigneré, Valentina Tereshkova, Kathryn Thornton, Sally Ride, Peggy Whitson Jessica Meir o incluso Christina Koch. ¿Estos nombres no significan nada para usted, aunque habéis escuchado el nombre de Yuri Gagarin varias veces? Sin embargo, la igualdad de género parecía haber empezado bien, sobre todo en la URSS. El 16 de junio de 1963, dos años después de que el primer hombre, Yuri Gagarin (en 1961), abandonara la atmósfera, la cosmonauta Valentina Tereshkova se convirtió en la primera mujer en ir al espacio, a la edad de 26 años. Hasta la fecha, es la única mujer astronauta que ha volado sola en su nave espacial.

A pesar del éxito de este primer viaje, la segunda mujer en ir al espacio esperó casi 20 años, el 19 de agosto de 1982. Se trata de Svetlana Savitskaya, de 34 años en el momento del viaje. En el lado estadounidense, no fue hasta 1977 que la NASA abrió la selección de astronautas a las mujeres.

La mentalidad de la época también fue un obstáculo para esta apertura. De hecho, importantes personalidades del ámbito de la astronomía hicieron comentarios sexistas, como el astronauta estadounidense John Glenn. En 1962, declaró ante el Congreso de Estados Unidos: « El papel de los hombres es ir a la guerra y al espacio. Las mujeres no son aptas para estas actividades. » Afortunadamente, desde hace varios años se está produciendo poco a poco una deconstrucción de las representaciones de género de ciertas profesiones. Podemos ver que las promociones de astronautas son cada vez más equilibradas en cuanto a género. Si echamos un vistazo a la clase de 2017, entre los astronautas seleccionados había 5 mujeres y 7 hombres, o 4 mujeres y 4 hombres seleccionados en 2013. Pero todavía hay diferencias con sus colegas masculinos. Las mujeres astronautas tienen muchas menos probabilidades de ocupar un puesto de responsabilidad. Además, suelen estar solteras o divorciadas y la mitad de ellas no tienen hijos, mientras que sólo el 9% de los astronautas masculinos se encuentran en esta situación.

Por último, se desaconseja encarecidamente tener un hijo después de dos paseos espaciales (se trata de una actividad realizada fuera de un vehículo espacial por un astronauta). ¿Por qué no? Las radiaciones solares dañan los gametos de la mujer y, por tanto, suponen un gran riesgo para el niño.

¡Buenas noticias! Las mujeres serían las favoritas para las próximas misiones de la NASA a la Luna en 2024 (la última fue en 1972 dentro del programa Apolo) y a Marte. Según las investigaciones psicológicas, serían más adecuados para los viajes largos (el tiempo medio del planeta Tierra a Marte es de dos años). De hecho, las condiciones de viaje implicarían pasar mucho tiempo en una cápsula estrecha. También son más resistentes que los hombres a los sentimientos experimentados durante estas expediciones, como la ansiedad, la soledad, el aburrimiento y la depresión.

Por Eloïse Hébert 

Añadir nuevo comentario

4 + 3 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.