Usted está aquí

Mis días en el Museo (by Marina Sánchez) #QuienTrabajaAhí

11/09/2015

Publicidad y Relaciones Públicas. Algunos arrugan la cara cuando descubren a qué he dedicado estos últimos cuatro años de carrera. Quienes me conocen saben de mi obsesión por la cultura, el arte, los temas sociales y por intentar mejorar el mundo. Por eso les descoloca imaginarme anunciando refrescos. A mi también.

Marina Sánchez

Lo que a menudo no se sabe es que "Publicidad y RR.PP" significa en realidad comunicación. Y hay muchas cosas que al comunicarlas favorecen una sociedad mejor. Cuando ví la oportunidad de trabajar, aunque fuera por poco tiempo, en la Casa de la Ciencia, no tuve duda. Era lo que quería. Informar, mostrar, entretener, enseñar. Acercar al día a día de cualquiera algo que parece tan lejano como la ciencia. Hacer entender que no es sólo un científico con bata mirando una probeta, que también la abuela usa la ciencia cuando pone a hervir el puchero. Y creedme cuando os digo que es un reto.

Este lugar se encarga de recuperar la curiosidad, las ganas de tocar, la imaginación, la necesidad de crear algo nuevo. Es una indescriptible alegría la que siento cuando veo montones de niños jugando, experimentando, con cara de asombro. Pasando tiempo en grupo o en familia, acompañados de padres o abuelos cuando sabemos lo difícil que es compartir un rato de diversión intergeneracional hoy en día. Es un espacio que inspira, y estoy segura que sus experiencias aquí guiará a más de uno a ser curiosos investigadores, geniales creativos o entregados científicos experimentales.

Pero la magia no acaba ahí, en este espacio no sólo se estimula a los visitantes, si no que se potencia el ingenio desde dentro. Esto efectivamente es una Casa, no un Museo de ciencias. Te das cuenta de ello desde que entras por la puerta de este edificio increíble, y te reciben con sonrisas porque realmente se alegran de verte; cuando no encuentras ni una mota de polvo porque "La Casa tiene que estar limpia para nuestro niños"; cuando arreglan las cosas incluso antes de que se estropeen o idean formas de mejorar la vida en el museo más allá de las competencias de su trabajo; cuando observas que cada persona que trabaja aquí, desempeña su función con el cariño que lo haría en su propia casa, cuidando unos de otros; cuando escuchas conversaciones y te das cuenta de que aquí la gente se quiere, como en una familia. Y estoy feliz de haber formado parte de ella.

Comencé este trabajo pensando en todo lo que podría aportar a la sociedad, sin imaginar todo lo que esta experiencia me iba a aportar a mi.

Añadir nuevo comentario

6 + 0 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.