Usted está aquí

El poder del Sol

22/06/2022

En el universo hay millones de estrellas, infinitas, puntos en el cielo que apenas sabemos de su existencia, pero una de ellas es esencial para que haya vida en la Tierra. Se trata del Sol, fuente de luz y calor de nuestro planeta y responsable de mantener unida a nuestra galaxia, la Vía Láctea. Con la llegada del verano, el Sol está más presente que nunca en nuestro día a día, pero… ¿Somos verdaderamente conscientes de la importancia que tiene el Sol en nuestro planeta?

Se trata de una gran esfera que se encuentra a, aproximadamente, 150.000.000 kilómetros de la Tierra, según indican los datos más recientes astronómicos. Los rayos solares tardan 8 minutos en llegar a la Tierra. Para medir las distancias entre el sistema solar se utiliza la medida ‘Unidad Astronómica’, por ejemplo, Júpiter está a 5,2 UA del Sol. Y si las distancias son mayores, se utiliza el ‘Año Luz’.

A pesar de que lo veamos como un simple punto brillante en el cielo, el sol tiene un diámetro de 864.000 millas, o lo que es lo mismo más de 1.300.000 kilómetros, según la NASA (National Aeronautics and Space Administration), unas 109 veces el tamaño de la Tierra. Las temperaturas que alcanza en su núcleo no podrían ser soportadas por ningún ser vivo: hasta 15 millones de grados. La energía en forma de calor que nos llega se consigue mediante la Ciencia: el hidrógeno reacciona transformándose en Helio y generando esa energía que es transportada posteriormente por fotones.

Seguramente hayamos visto en alguna ocasión una especie de llamas que salen de la superficie solar. Según la NASA, este fenómeno recibe el nombre de fulguraciones y surgen debido a cruces o enredos de los campos magnéticos que se encuentran en las manchas solares. Es algo más común de lo que se piensa ya que el Sol tiene tiene una superficie muy activa (dependiendo del ciclo solar en el que se encuentre) en relación al movimiento de gases y magnetismo. Esas llamaradas son conocidas como EMC (Eyección de masa corporal) y son aquellas que explotan en el espacio y su velocidad es muy alta.

Si el Sol dejara de existir nos adentraríamos en un mundo totalmente oscuro y el planeta comenzaría a congelarse poco a poco sin recibir nada de calor. Las plantas morirían al no poder realizar la fotosíntesis, a la vida submarina que habita en las capas menos profundas de océanos y mares también le ocurriría lo mismo al congelarse los mares y océanos. La vida tal y como la conocemos llegaría a su fin, es por ello que podemos confirmar que el Sol, que ya cuenta con una vida de 4,5 millones de años, es indispensable para nuestra vida y la de nuestro Planeta. Cuando este verano los termómetros alcancen altas temperaturas y desees apagar el Sol, ¡recuerda que sin él no habría vida!

Por Sara Adán

Añadir nuevo comentario

1 + 1 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.