Usted está aquí

#QuiénTrabajaAhí? (IV) Lola

11/06/2014

Es una de las dos bellas mujeres que te puedes encontrar en el mostrador del Museo, siempre atenta a una pregunta despistada, siempre sonriente y jovial. Sólo algunas de las funciones que realiza: atender al público, coordinar llamadas y simplemente proporcionar calor humano a los visitantes. Es facilísimo provocar su risa.

Lola

A riesgo de caer en un manido estereotipo, también es "andalucísima" y orgullosa de su tierra. Nació en Lora del Río. Vivió en Barcelona - cuando era pequeña, sus padres emigraron a Cataluña como otros muchos andaluces en la década de los 60. Y ahora vive en Sevilla, concretamente en Castilleja de la Cuesta. "Yo lo siento, pero para mí no hay nada igual que Andalucía... La gente, el clima, el mar, la comida...". ¿Tópico? Sí. ¿Verdad? También, al menos para Lola.

Podríamos decir que empezó trabajando en la Casa de la Ciencia mucho antes de que existiera: es una veterana del CSIC (once años, ni más ni menos). Primero la Estación Biológica de Doñana, posteriormente CicCartuja... y en el Museo desde el primer día. 

"Me encanta trabajar aquí, porque me encanta tratar con las personas. Sobre todo niños y mayores", y de ellos en la Casa vemos muchos". Lola anota que, ciertamente, hay gente protestona, pero es parte del trabajo. "Me gusta que haya gente interesada en los museos, en la ciencia. La cultura en el país no está muerta como dicen algunos. Y por supuesto, el Planetario encanta a cualquiera".

En otro orden de prioridades, le apasionan las películas de James Bond (su encarnación favorita es Pierce Brosnan). También la lectura, sobre todo la novela histórica: su último fichaje ha sido la trilogía Martín Ojo de Plata, de Matilde Asensi Martín. Su mayor ilusión es ver a sus sobrinos crecer y terminar la universidad (al que va a nacer en noviembre le quedan unos añitos todavía...).

Suele veranear en Mazagón ("como las playas de Huelva no hay ninguna") y se ha recorrido toda España a golpe de tren y carretera. Galicia, Madrid, Castilla y León, Castilla La Mancha... Y también Lisboa, que no es España pero se parece un poco. Ay los pastéis de Belem...

Lola es una persona que siempre lo pasa genial. Una divertida anécdota: suele llevar dos tarjetas de identificación, la del personal del CSIC y la de la empresa. Un día se manchó el cuello de la camisa con la barra de labios, sin querer; para disimular le vino estupenda una chapa del CSIC. Pero eso no pasó desapercibido para un señor que visitaba el Museo, que le dijo literalmente: "Hija, sólo te falta el código de barras".

Añadir nuevo comentario

9 + 3 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.