Usted está aquí

Szymon, el encantador de tarántulas #QuienTrabajaAhí

27/05/2015

Szymon Przebinda es el tipo de persona que puede viajar por el mundo con todo lo que necesita en una pequeña maleta. Le gusta la aventura y se adapta a todo tipo de lugares y situaciones. Cuando este chico polaco llegó al Museo para ofrecernos la Exposición “Arañas y escorpiones” nos contagió su entusiasmo. Durante casi cuatro meses será el cuidador y educador de la muestra, que aglutina a casi 50 especies de arañas y escorpiones y ha superado los 25.000 visitantes en apenas mes y medio. A Szymon le encanta su trabajo, y eso lo transmite. “Es un trabajo muy divertido. Veo a mucha gente que viene con miedo o asco y sale superando ese miedo y con interés por aprender más sobre estos animales”, nos dice en un excelente español. “No os imagináis cuántos niños me preguntan cuál de todas fue la araña que picó a Spiderman”, afirma jocoso.

Szymon Przebinda

Este trabajo lo ha estado simultaneando con sus estudios de Lingüística en la Universidad de Adam Mickiewicz (Poznan). “Ahora necesito un descanso de los estudios y hacer otras cosas.  Me gusta viajar ‘a dedo’ y hacer senderismo. Uno de mis sueños es empezar a recorrer las sierras del norte de Siberia y los volcanes de Kamchatka. Pienso ir también a la Tierra del Fuego y ver los Andes”, dice con seguridad. La verdad es que siempre quiso estudiar Geografía, pero se decantó por la Lingüística. En la Universidad aprendió alemán, inglés y el español. También sabe hablar ruso (“Para  los polacos es muy fácil –dice quitándose mérito- ) y un poco de portugués. “Como todos las lenguas que estoy estudiando son lenguas indoeuropeas, voy a empezar a estudiar un idioma como los nativos perciben el mundo a través de su lenguaje. Creo que será mongolo”, vaticina Szymon.

Otra de sus aficiones es correr. De hecho, hace años hacía atletismo profesional. Solía correr los 800 metros. Ahora intenta mejorar sus resultados en 10 kilómetros. “No me preguntéis cuántas vueltas le he dado ya al Parque de María Luisa”, bromea.

Aunque sea tan valiente y aventurero, echa de menos Polonia. En sus momentos de nostalgia, va a tiendas donde venden productos gastronómicos de los países del Este. También, dice, echa de menos las estaciones del año. “En Polonia están muy definidas. Aquí es Sevilla... o frío o mucho calor”, afirma. Y, que conste, que le encanta esta ciudad. “Lo mas interesante de Sevilla es su historia vinculada a los descubrimientos. Es la ciudad de donde partían los barcos al nuevo mundo. Aquí se planteó la primera vuelta del mundo… ¡es fascinante!”, comenta.

A mediados de julio volverá a coger su pequeña maleta, rumbo a la capital de Macedonia, Skopie, donde se exhibirá a partir de agosto la Exposición. Mucha suerte Szymon, y no te desprendas nunca de ese entusiasmo y espíritu de aventura.

Añadir nuevo comentario

9 + 5 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.