Usted está aquí

Verano y… ¿medusas?

07/07/2022

¿Quién no tiene miedo de encontrarse con criaturas marinas que puedan arruinar nuestro baño? Es natural sentir temor, sin embargo, hay que entender que el mar es el hogar de miles de criaturas y somos nosotros los que nos apropiamos de su espacio por una larga temporada. Así lo deja claro Laura Prieto, investigadora del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (ICMAN - CSIC): “Si te quieres bañar en un sitio donde no haya medusas, no te bañes en el mar, hazlo en una piscina (...) ellos están en su medio y nosotros somos los que estamos disfrutando de él”. Entre los seres vivos que más preocupan a los bañistas se encuentran los peces, algas (plantas que viven en el agua y que son capaces de realizar la fotosíntesis oxigénica) y en el peor de los casos, un animal marino más grande y letal, como puede ser un tiburón, aunque no es muy común encontrarlo muy cerca de nuestras costas. Pero… siguiendo el hilo de Laura Prieto…¿y las medusas? ¿Sabemos realmente lo que son o solo tememos que nos piquen? Hablemos un poco más sobre ellas…

Según el informe La mar de medusas elaborado por el CSIC en colaboración con el Ministerio de Ciencia e Innovación, Fecyt y el Institut de Ciències del Mar, las medusas son seres invertebrados marinos gelatinosos que presentan diferentes ciclos de vida según la especie a la que pertenezcan, porque sí, hay diferentes tipos de medusas, clasificadas por pertenecer a filos distintos: Chordata, Ctenophora y Cnidaria. Todos tenemos en nuestra mente la forma de una medusa. En Ciencia, la zona redondeada en forma de casco es conocida como umbrela y en su interior, según indica este informe, se hallan las estructuras responsables de la reproducción y digestión. Debajo de esta zona se encuentran los brazos orales y tentáculos marginales. Es importante conocer que una medusa está compuesta por un 95% de agua. Es en sus tentáculos, aunque están distribuidas por todo su cuerpo, donde mayoritariamente se observan sus células encargadas de defenderse, es la razón por la que “pican”. Además, lo hace en un tiempo récord, en menos de una milésima de segundo, la cápsula donde se hallan las toxinas y se dispara generando este impacto. Hay especies que tienen una capacidad tóxica muy alta, con efectos importantes sobre la salud humana, mientras que hay otras que son completamente inofensivas. Laura Prieto hace hincapié en que, en nuestras zonas de costa, la medusa más peligrosa es la carabela portuguesa.

Entre las mayores curiosidades que envuelven a este ser vivo encontramos su capacidad de bioluminiscencia en ciertas especies. Según un informe del Ministerio de Educación, lo utilizan como mecanismo de advertencia dirigido a posibles depredadores, de esta manera dan a conocer su toxicidad. Las encargadas de llevar a cabo este proceso son unas proteínas que emiten fluorescencia en situaciones de oscuridad. Laura Prieto, investigadora del ICMAN especializada en medusas, confirma que el miedo a las medusas es algo occidental, ya que en otros países hay gente que paga incluso por nadar rodeado de medusas o incluso se las comen, comprendida como una exquisitez en la alimentación en zonas asiáticas.

Muchos de los/as lectores/as de este blog habrán experimentado alguna vez la situación de picadura de medusa. Es indispensable contactar con un profesional (seguridad, socorrista, sanitario/a…), sin embargo, hay una serie de pasos que conforman el protocolo general de actuación, según indica este informe: 

  1. Eliminar los restos que la medusa haya depositado en nosotros/as
  2. Lavarnos la zona con el agua del mar
  3. Aplicar hielo seco 
  4. Consultar con un médico si el dolor persiste

Ahora ya conoces más sobre este ser marino y sobre todo, sabrías cómo reaccionar en caso de picadura. Además de tenerles miedo, ¿hemos conseguido que te gusten un poquito más?

Añadir nuevo comentario

7 + 4 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.