header image

El ecosistema que vive entre las olas

Cuando las arenas de La Caleta son el primer sustento para gatear, andar y jugar resulta difícil no quedar de por vida marcado por el mar, afirma Javier Ruiz desde el Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (CSIC) en Cádiz. Y también que ya entonces la necesidad de encontrar lógica en el mundo que le rodeaba generaba una incontinencia de preguntas hacia los adultos de su familia. A veces, esta incontinencia hacía a su madre decir que este niño va para científico y otras, simplemente, darle una colleja para poner fin a tanta impertinencia infantil.

Afortunadamente terminó de Investigador Científico en el CSIC tras estudiar Biología en la Universidad de Granada y doctorarse en la de Málaga para trabajar después en los centros de investigación marina más prestigiosos de Alemania, Canadá e Inglaterra. Recuerda con cariño el trato con la juventud que le proporcionaron sus diez años de profesor en la Universidad de Cádiz y le llena de esperanza que aún existan jóvenes con la curiosidad insaciable que hace falta para ser científico.

Que la ciencia no es concebida como profesión sino como una forma de vida es algo evidente cuando se habla con el investigador que ha dirigido al equipo científico encargado de realizar el primer diagnostico ambiental del estuario del Guadalquivir. El pésimo estado actual del estuario, afirma, es el resultado del hombre actuando históricamente desde la ambición y la ignorancia. Ahora la ambición no puede esconderse detrás de la ignorancia porque la ciencia ha iluminado la situación y las decisiones futuras deberán fundamentarse en ese conocimiento.


La coordinación de la investigación científica de los ecosistemas marinos del Mediterráneo dentro de grandes programas internacionales como EurOceans, CarboOceans, ECOKNOWS o SESAME le hace comentar que le ha tocado vivir una época triste. A menudo se siente en su labor de científico haciendo de notario de un proceso generalizado e irracional de degradación de hábitats marinos con consecuencias dramáticas para la diversidad biológica de nuestros océanos.

Es, sin embargo, más positivo cuando habla de la investigación marina en España. Como gestor del Programa Nacional de investigación en Recursos Marinos y experto oceanógrafo en la Comisión de Recursos naturales del CSIC ha podido comprobar que España se ha convertido en una potencia en investigación marina por la capacidad de sus investigadores para trabajar en grupo. Utiliza como ejemplo al equipo en el que se desarrolla su propio trabajo del que destaca tanto su juventud como su fuerte vocación, profesionalidad y capacidad de trabajo. Empezando prácticamente desde cero este grupo ha conseguido en una década describir la oceanografía del golfo de Cádiz, el clima marino en una región tan extensa como Andalucía, y el importante papel que el estrecho de Gibraltar tiene como sensor local del cambio global de nuestro planeta. De este conocimiento extraen herramientas con las que entender las fluctuaciones en las pesquerías o las explosiones de medusas en nuestras costas, y generan modelos matemáticos que ayudan a la administración a una gestión más racional de los ecosistemas con fundamento en el conocimiento científico. Han publicado estos trabajos en las mejores revistas científicas del mundo como Nature, PNAS o PLoSONE y han conseguido que algunas de las publicaciones oceanográficas más prestigiosas reserven volúmenes especiales para publicar sus trabajos en forma de monográfico, aunque afirma con contundencia que su función social como científico no es la de producir artículos sino la de generar conocimiento para el bien común.

De todo esto se olvida, confiesa, cuando se pierde con su hijo en su pequeño velero para convertirse en un nómada del mar, de todo menos de la obligación humana de dejar un océano limpio a nuestros hijos y nietos. La inmensidad y el poder del océano imponen una humildad sabia a los que de él viven, y con ella desaparece la soberbia humana en su relación con una naturaleza a la que aún no ha aprendido a respetar.

 

Conoce las publicaciones de este investigador en Digital CSIC

 

Le pusimos cara a ...

Volver



Web optimizada para Internet Explorer 7 o superior y Mozilla Firefox
  


   Enlaces
   Tienda online
   Recibe novedades
   Comentarios y sugerencias
   Zona de descarga
 

Síguenos
 Sigue LCasaCienciaSev en Twitter