Usted está aquí

Y el ADN del cadáver animal demuestra que...

28/03/2019

¡Hoy salimos de dudas! El pasado 7 de marzo se causó un revuelo en nuestras redes sociales… Imagino que tod@s los que estáis leyendo este post, o al menos la mayoría, sabéis de lo que os hablo… ¡La famosa imagen del cadáver animal encontrado en la playa de Islantilla, en Huelva!

Antes de haceros salir de dudas, vamos a repasar y contar un poco cómo ocurrió todo.

En la tarde del 7 de marzo, un chico iba paseando por la playa de Islantilla con su perro cuando se encontró con algo bastante extraño varado en la arena. Esto le causó tal impresión que le hizo sacar su móvil para tomar varias fotografías. Este chico decidió contactar con el Museo Casa de la Ciencia a través de nuestro número de atención vía WhatsApp y nos envió las fotos que había tomado minutos antes.

La reacción de los compañeros del Museo al ver las imágenes -compartidas en las redes sociales con tod@s vosotr@s, por supuesto- fueron de total asombro. Inmediatamente contactamos con varios ictiólogos y biólogos marinos del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, institución a la que pertenecemos) para que nos dieran alguna respuesta pero,  a simple vista, nadie sabía identificar a correspondía aquel cadáver animal. Estaba bastante deteriorado, sólo podía observarse que era vertebrado, que tenía cola y cartílagos.

Tras uno o dos días sin saber si quiera dónde se habían llevado -y quién se lo hecho- el cadáver animal, logramos contactar con la Mancomunidad de Islantilla (de los municipios de Lepe e Isla Cristina) y ellos nos advierten dónde está enterrado . Seguidamente, acordamos día y hora para que algunos de nuestros investigadores del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (ICMAN) –Laura Prieto, Antonio Moreno, Alberto Arias, David Roque y su director, Julián Blasco-  se acercasen al lugar a tomar unas muestras de ADN de este extraño ejemplar que son enviadas rápidamente a Galicia (Universidad de Vigo).

Ya en Galicia, las muestras del ejemplar varado se secuenciaron y se obtuvo una secuencia del gen mitocondrial citocromo oxidasa I (COI) el cual se comparó con secuencias depositadas en Barcode of Life Database (BoLD). Y, tres semanas después de encontrarse el cadáver, podemos confirmar con datos científicos a través de una identificación molecular que se corresponde al tiburón peregrino (Cetorhinus maximus).

En todo este proceso han participado Rafael Bañón (biólogo de la Xunta de Galicia), Alejandro de Carlos y David Barros (Departamento de Bioquímica, Xenética e Inmunoloxía, Facultade de Bioloxía, Universidade de Vigo) y Ángel Sebastián Comesaña (CACTI, Universidad de Vigo).

Es nuestro deber agradecer a tod@s aquellas personas que han seguido este misterioso caso desde el minuto uno, agraceder cada comentario en redes sociales y cada “me gusta” de la referente publicación –ha sido una de las más exitosas publicaciones que hemos tenido nunca, también estamos agradecidos a todos los medios que han dado difusión a esta noticia y, por supuesto,  a los investigadores/as del CSIC y de la Universidad de Vigo que han colaborado en la investigación para dar una respuesta a lo que parecía que no tenía, y a la Mancomunidad de Islantilla por su ayuda y complicidad.

Y, por supuesto… enhorabuena también a quiénes comentaban que se trataba de un tiburón peregrino. ¡Estábais en los cierto!

Comentarios

Por otros restos similares encontrados por todo el mundo, el tiburón peregrino era el principal candidato, pero la identificación morfológica en especies muy degradadas es complicado . En estos casos, la taxonomía molecular es una herramienta muy útil y precisa. Buen trabajo y felicidades a todos.

Añadir nuevo comentario

10 + 0 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.