Usted está aquí

El cactus y su supervivencia desértica

24/08/2022

No hay película del Oeste que no incluya en una de sus escenas a una de las plantas más famosas del desierto: el cactus. Su supervivencia es todo un misterio ya que, al igual que el resto de plantas, necesita del agua para subsistir aunque parezca todo lo contrario, pero, ¿cómo lo consigue viviendo en medio del desierto? Pues todo se trata de un proceso de adaptación mediante el cual el cactus intenta poner todo de su parte en no perder la poca agua que recibe y, de esta manera, convivir diariamente con un clima extremadamente árido.

Las plantas que viven en sistemas húmedos o que reciben agua de manera externa, la absorben por sus raíces, posteriormente se mueve a través del tallo hasta ser transportada por toda la planta continuamente y, de esta manera, mantener todos sus procesos vitales en funcionamiento. Es en las hojas donde gran parte del agua se evapora, sin embargo, en un desierto, es algo que no se pueden permitir.

¿Qué procesos lleva a cabo un cactus para sobrevivir? En primer lugar y tal y como indica una entrada en el blog del CSIC en 20 minutos ‘Ciencia para llevar’, escrito por Carlos Pedrós-Alió y Mar Gulis, las hojas del cactus son sus espinas, pero, como cualquier otra planta, realiza el proceso de fotosíntesis, acto que ha encargado a su tallo. Pero eso no es todo, para evitar en la medida de lo posible, perder gran cantidad de agua durante el proceso de evaporación, esta planta solo abre sus estomas durante la noche y los cierra durante todo el día. Curioso, ¿verdad?

Pero aún queda un problema, ¿cómo pueden permitirse cerrar los estomas durante el día? ¿Qué ocurre con la fotosíntesis, proceso que necesita energía solar? Todo es cuestión de eficiencia y los cactus entienden a la perfección sobre eso. Han conseguido separar este proceso en dos, ya que durante la noche absorben el CO2, que almacenan en vacuolas y durante el día, toman energía solar. Pero eso no es todo, la entrada del blog ‘Ciencia para llevar’ aclara que aún hay más herramientas que llevan a cabo y que les permite perder aún menos agua: su tallo está cubierto por una capa de cera que reduce su temperatura y, por tanto, la evaporación.  La mecánica de supervivencia de un cactus no queda aquí, hay muchas más investigaciones (Laboratorio Nacional de Pekín, Universidad de Ciencia y Tecnología de Pohang…) que concluyen que cada vez hay más procesos sorprendentes que no solo hacen que un cactus pueda vivir bien en el desierto, sino que, además, sea una planta muy feliz allí. 

Por Sara Adán

Añadir nuevo comentario

13 + 3 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.